Un imprevisto en Bruselas

Tal como ocurre en la vida diaria, en  los viajes también hay imprevistos que no están en la agenda.  Eso fue exactamente lo que me pasó cuando volví a la capital belga para tomar mi avión de regreso a Alemania. Programé  un par de días para conocer esta ciudad  pero un repentino malestar me jugó en contra.

Con un dolor que requería  asistencia médica , más que nada por   la prescripción de antibióticos,  logré tomar un tren para regresar de Gante a Bruselas y luego hacer las combinaciones necesarias de metro hasta llegar al hostal que reservé. Lo primero que hice fue pedir un mapa en la recepción y una breve explicación de cómo llegar al hospital  de la Universidad Saint Pierre, que me indicó el seguro.

Seguí las instrucciones y me subí al tranvía 51 sin comprar el pasaje . La verdad es que no  tenía la menor idea de dónde comprarlo. Y nadie supo decirme así que aunque me de vergüenza debo admitir que evadí el transporte público belga. Una vez arriba le pregunto en inglés a una joven cuánto queda para llegar al  hospital y entre gestos y palabras en francés me señala que  ¡¡¡ voy en sentido contrario¡¡¡ uffff

20161020_144010

No estaba resultando fácil esta aventura. Ahora el problema era bajarme en el paradero indicado. Cuando uno se siente mal, pareciera que no piensa bien. Pero ésto era algo que no me podía permitir. Hoy, estoy segura que la necesidad te obliga a  “despertar” y ponerte inteligente  para tomar las decisiones correctas. Así que no sé cómo pero preguntando y pidiendo ayuda logré bajarme en el paradero correcto. También  que una joven musulmana  me abriera con su ticket las puertas de salida de la estación a la que llegamos ,  ya que no sé por qué el tranvía llegó a una estación de metro.

La gente en Bruselas resultó de lo más amable. Todo el mundo que pudo ayudó a esta latina en apuros. La misma  joven musulmana con su cabeza cubierta  por el  hiyab  se apiadó de mi y me encaminó  al hospital. A esa hora ya hacía frío y empezaba a caer la noche en una ciudad de la que no conocía absolutamente nada.

Primer inconveniente en el hospital: no reconocen el seguro médico  y tengo que pagar. Espero que me atiendan en la sala común de la urgencia y no me gusta NADA  lo que veo. Un hombre  esposado es acompañado por la policía a hacerse exámenes médicos. Luego pasa una mujer musulmana a punto de parir. La pobre camina apenas, viene acompañada del que supongo es el marido, detrás la que supongo es la madre con un pequeño bolso y más atrás el resto de la familia.  Los observó detenidamente  pensando que en comparación a los dolores del parto lo mío no es nada, cuando  escucho Madame Córdova.

Un hombre que no sé si es enfermero me recibe y me pregunta qué tengo, cuando le explico  lo que me duele me dice que como soy turista  no puedo atenderme en la urgencia , que en Bélgica es necesario  ser derivada por un médico de familia para poder estar  ahí.  Al menos es lo que le entiendo. No sé que cara le puse, la cosa es que me dice que no me preocupe , que me va a  ayudar. Y así lo hace.

2016-10-26-11-27-15

Después de una espera que no me pareció tan eterna, me atiende una doctora mayor que me generó confianza de inmediato. Incluso trató de hablarme en español. Es increíble como opera la parte sicológica en estos casos. Me pareció tan cálida y tan profesional esta doctora, cuyo nombre nunca supe, que simplemente me entregué.  Sólo  escuchar sus palabras tranquilizadoras hizo que me sintiera un poco mejor…

Afuera estaba ya de noche pero ya no me importaba, tenía la receta en mis manos  y volver al hostel  no me parecía tan difícil. El problema era ahora encontrar una farmacia abierta. Eso sí que sería algo imposible de conseguir, al menos esa noche.

12 comentarios sobre “Un imprevisto en Bruselas

  1. Anita, espero que ya te sientas mejor, cariños.

    Nancy Valenzuela Toro

    El 26 de octubre de 2016, 09:36, Viajo sola y me encanta! escribió:

    > AnitaCordova posted: “Tal como ocurre en la vida diaria, en los viajes > también hay imprevistos que no están en la agenda. Eso fue exactamente lo > que me pasó cuando volví a la capital belga para tomar mi avión de regreso > a Alemania. Programé un par de días para conocer esta ” >

    Me gusta

  2. Anita, espero te encuentres mejor.. buen susto.. cuidate mucho.. estoy atenta a tu blog y facebook.. mucho cariño y todas las buenas vibras para ti.. Sole Alcaíno

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s